Una mesa con mantel dorado primorosamente dispuesta con flores, copas de vino,
platos servidos y una vela encendida invitan a detenerse, creando un ritmo propio,
agregando un sentido diferente a la calle, espacio que es apartado de la finalidad por
la cual fue creado para darle otra función: un encuentro romántico.

El espacio seducido es el lugar de encuentro para dos personas. “La seducción se ha
producido siempre como un teatro estructurado por la oposición binaria de lo masculino
y lo femenino.” El uso de una prenda o de determinados objetos destinados a la atracción,
les confiere la tarea de manifestar un sentimiento.

LA SEDUCCIÓN
De la serie portátiles.
Video instalación
Dimensiones variables 2 x 2 m. aprox.
2008
Cámara: Dixon Quitian, Jose Domingo Garzón
Música: Pista 1 Siboney de Eliades Ochoa – pista 2 Yumeji's Theme de Shigeru
Umebayashi (In the mood for love)
Invitado: Leonardo Vargas